• English
  • Español
  • Français
Menu

¿Qué colchón para cuna elegir?

26 noviembre 2014,   By ,   0 Comments

Si necesitas comprar un colchón para cuna o mini cuna, es necesario tener en cuenta una serie de parámetros, ya que bien es cierto, resulta muy fácil perderse entre las numerosas ofertas que el mercado ofrece. Haremos un breve repaso por los factores más determinantes a la hora de elegir el colchón para cuna ideal.

Importancia del mantenimiento del colchón para cuna.

Sea cual sea el colchón para cuna elegido, siempre será importante contar con un protector que sea transpirable, pero que al mismo tiempo disponga de una capa de polímero que impida el traspaso de líquidos al colchón, recordemos que hablamos de bebés. En este sentido son muy interesantes los colchones de cuna equipados con cremallera perimetral que facilitan la limpieza de cada una de las partes. Toda ayuda en este sentido es bienvenida cuando se trata de un colchón para cuna. La limpieza y correcto mantenimiento del colchón es crucial para mantener al bebé sano y descansado.

Dimensiones adecuadas a la cuna.

Los colchones de mini cuna para recién nacidos suelen tener una medida de 75 x 52 cm y los colchones de cuna en torno a los 120 x 60 cm, aunque dependiendo del fabricante posiblemente ofrezca un catálogo de medidas más amplio que se adapte a las medidas de la cuna. En el caso de usar un colchón de dimensiones demasiado reducidas para la cuna, este hecho podría afectar al descanso del bebé llegando incluso a producir posibles atrapamientos en los huecos entre el colchón y la cuna. Por otra parte, si es demasiado justo es posible que el colchón sufra deterioro y llegue a deformarse, dejando así de cumplir su función de descanso. En cuanto a la altura o grosor del colchón, se recomienda entre 8 y 12 cm como la altura suficiente para soportar el peso del bebé. No obstante, se pueden encontrar colchones de cuna de viaje de un grosor de unos 5 cm para mayor comodidad en el transporte, en muchos casos también existen colchones plegables para facilitar el viaje.
colchón para cuna

Probar su firmeza

Es importante no caer en el error que supone escoger un colchón excesivamente blando. En sus primeros años de vida el bebé necesita cierta firmeza en su descanso. Al probar el tacto del colchón de cuna en el establecimiento es importante comprobar que la firmeza del colchón sea uniforme, para ello presiona levemente los bordes y la zona central del colchón. En el caso de elegir un colchón de espuma es interesante poner especial atención en la altura, ya que este tipo de materiales pueden perder grosor con el tiempo y el uso. Para mayor seguridad, también existen colchones con barreras perimetrales en su interior que favorecen la posición del bebé en el centro de la cuna.

Tejidos certificados

Asegurarse de la procedencia y comprobar la certificación de los tejidos es crucial. Es importante que sean tejidos lo más natural posible y que minimicen el uso de agentes químicos nocivos en el proceso de fabricación. Certificaciones como Oeko- Tex ayudan a asegurar al consumidor unos estándares aceptables de fabricación correctamente establecidos. Los tejidos certificados ofrecen también un tacto más natural y suelen tener mayor durabilidad.

Colchones para cuna de espuma

Los colchones de espuma ofrecen gran adaptabilidad, además, se ha avanzado mucho tecnológicamente en la adaptación de las espumas HR al descanso, obteniendo espumas de gran densidad y de célula abierta para facilitar la transpiración de los materiales. Suelen ser colchones de cuna económicos. Por otra parte, mantener la limpieza en este tipo de colchones puede ser más difícil que en otros materiales. En la actualidad también están proliferando los colchones de espuma elaborados a partir de elementos naturales como la malva, el aloe vera o los núcleos elaborados a partir de aceites esenciales de soja.

colchón para cuna

Colchones para cuna de muelle ensacado

Los colchones para cuna de muelle ensacado contribuyen a un mejor reparto del peso, los muelles actúan de manera independiente para facilitar esta tarea. Por lo general, se trata de colchones más firmes, aunque muchos de ellos incorporan capas de viscoelástica o espumas en el exterior para aportar suavidad. Consiguen una mayor transpiración, gracias al espacio entre muelles el aire circula con mayor facilidad, lo que ayuda a mantener el colchón seco y fresco. Cabe señalar que en el mercado hay un menor número de modelos en catálogo de colchones de cuna con muelles ensacados, debido a que su coste de producción es alto y el precio de venta al público en consecuencia es mayor, lo que favorece el aumento de ventas de los colchones de espuma.

Prevención de alergias.

Como comentábamos con anterioridad es importante que las fundas protectoras se puedan lavar a una temperatura aproximada a los 60⁰C, si el colchón está provisto de cremallera perimetral para facilitar el lavado, mucho mejor. El lavado de las partes a altas temperaturas ayudará a la eliminación de bacterias y ácaros del polvo causantes de multitud de alergias.

Esperamos que esta guía sirva de ayuda a la hora de elegir el colchón de cuna perfecto para el bebé y que tenga un placentero sueño durante las diferentes etapas de su desarrollo.