• English
  • Español
  • Français
Menu

Los recién nacidos no distinguen entre el día y la noche

22 noviembre 2011,   By ,   0 Comments
Mama contra corriente -  Mamá 2.0

Algo que creo que le conviene saber a cualquiera que vaya a tener un bebé es que los recién nacidos no distinguen entre la día y la noche hasta pasados unos cuantos meses. Está bien conocerlo porque así evitará que nos tiremos de los pelos cuando al nene le de por dormir de día y permanecer buena parte de la noche despierto reclamando atención y estímulos. Bueno, quizá nos tiremos de los pelos igual, pero al menos sabremos que no es culpa de nadie, que es la naturaleza la que nos ha hecho así y seguramente tendría sus buenas razones para ello. El bebé de este modo se garantiza una atención continuada las 24 horas del día, que no sólo incluye la alimentación, algo que hoy día es fundamental pero antaño, cuando vivíamos en cavernas, debió serlo muchísimo más.

bebe durmiendo

¿Podemos hacer algo al respecto? Lo primero, dejar pasar el tiempo y no agobiarse innecesariamente. Entiendo que cualquiera que ha decidido tener un bebé conocía de antemano que los primeros meses se duerme poco y mal y, más adelante, según la suerte que se tenga, todo mejora. Pero sí que hay algo que se puede hacer para que poco a poco el bebé vaya encontrando el día cada vez más interesante: tener la casa bien iluminada, hablar en voz alta, tener música puesta o la televisión, hablarle y estimularle siempre que se pueda…

Y, por el contrario, mantener la casa a oscuras por la noche, hablar más bajito y dulcemente, muchos arrumacos, en fin, un ambiente que invite al sueño y no a la juerga.

Tampoco es que esto nos garantice que el niño coja nuestro ritmo más rápidamente, la evolución de los ciclos del sueño es la que es y un bebé necesita dormir siestas cortas cada poquito rato. Además, no hay que pasarse con la estimulación y el jolgorio, que resulta extremadamente agobiante para los bebés y produce el efecto contrario. Pero seguro que esto, aplicado con sentido común, algo hace.

Mi hijo empezó a permanecer despierto casi todo el día y a concentrar las horas de sueño por la noche casi nada más nacer, y eso que en la tripa era claramente nocturno. Eso sí, dormía poquísimo, 9-10 horas de cada 24, así que realmente dormir, dormíamos poquísimo. Pero con dos meses sí que dormía unas 5-6 horas del tirón por la noche y de ahí fue en aumento. Desde luego, tuvimos suerte y nos fue bien manteniendo unas ciertas rutinas en el sueño.

Leave a Reply