• English
  • Español
  • Français
Menu

La mejor foto de mi bebé

09 octubre 2012,   By ,   0 Comments

No hay dos sin tres,  ni padres de bebé sin cámara en mano. Hoy en día con un móvil sobra y son muchos los bebés o niños pequeños que se acostumbran rápidamente al asedio fotográfico de sus padres.  Una de las fotos más deseadas por los padres es la imagen más tierna de su bebé durmiendo, luego cualquier instante de juegos o baño es bueno para captar un recuerdo. Aunque no siempre es fácil coger un buen momento de tu hijo, ya que los pequeños se mueven muy rápido, se pueden cansar y perder total interés en lo que se está haciendo, en ECUS KIDS os damos unos sencillos trucos para conseguir resultados más que aceptables e instantáneas para toda la vida.

Estas fotografías son un buen ejemplo de fotos simpáticas de bebés durmiendo

Estas imágenes son de Adele Enerson, una publicista que intenta capturar los sueños de su hija mientras duerme

¿Cómo realizar la mejor foto a tu bebé?

Uno de los mayores placeres de todo padre o madre aficionado a la fotografía es realizar fotos a sus hijos. Dependiendo de la edad del pequeño, esta labor puede llegar a ser misión imposible. Así para lograr que vuestros hijos posen para vosotros, por muy pequeños que sean, hay que tener en cuenta varias cosas

Es imprescindible tener siempre una cámara a mano, hoy en día es fácil ya que los móviles de última generación cuentan con cámaras de alta resolución. En muchas ocasiones en el momento menos esperado nuestro bebé puede mostrarnos su lado más tierno o simpático y vosotros contar con el mejor “robado”.

Si estáis pensando en preparar la foto, tened en cuenta buscar un lugar cómodo y reconocible por el bebé.  Tener suficiente luz, para que no haya problemas con la trepidación. Cuando son tan pequeños, sus movimientos suelen ser rápidos y muy imprevistos, por lo que necesitamos la mayor velocidad de obturación posible.

Esta imágen te puede dar alguna idea a la hora de fotografiar a tu pequeño

Puedes rodearle de juguetes, le parecerá más divertido y es una buena forma de camuflar cualquier rincón de la casa.

No sólo basta con la persona que hace las fotos, casi siempre será necesario una persona más, para entretener al bebé.

No te obsesiones si el bebé no se muestra receptivo, descansad, relájalo o juega con él y luego continuáis.

Si estás sacando la cara del bebé, no olvides, como en cualquier retrato, enfocar a los ojos.  El elemento que se encuentra más enfocado de la fotografía es el que atrae la atención, y los ojos son el elemento que más sensaciones transmite en un rostro.  También puedes centrarte en alguna parte de su cuerpo, la manita, una oreja, los labios.

Usar el Flash, ¿Si o No? Hay diversidad de opiniones a la hora de utilizar el flash, y es que no acaba de haber consenso en cuanto al efecto de la incidencia de la luz directa a los ojos del. Hay pediatras que consideran que el uso del flash directamente sobre los ojos del bebé afecta directamente al desarrollo futuro de la capacidad visual de la criatura, mientras que otros profesionales consideran que esto no afecta en absoluto.  Sea como fuere, y ante la posibilidad de que afecte, es preferible rebotar la luz del flash en lugar de hacer incidir la luz directamente sobre el bebé, y a ser posible, no abusar del uso del flash.

Si tu cámara lo permite, utiliza el modo de disparo de ráfaga. Este modo permite hacer varias fotos seguidas, una a continuación de la otra. Haciendo muchas fotos seguidas, es más probable que en alguna de ellas consigas inmortalizar una expresión “especial”.

La fotografía en blanco y negro tiene un encanto especial. Recuerda que es preferible, eso sí, hacer las fotos en color para luego convertirlas posteriormente a blanco y negro.

El álbum. Guardar las fotos en el ordenador es fácil. Basta con abrir carpetas y ordenarlas por fechas o por temas. Existen además muchos programas fáciles de manejar y con lo que podrás retocar tus instantáneas, seleccionarlas e imprimir las que más te gusten. También hay laboratorios que pueden imprimir un álbum que tú mismo hayas diseñado entorno al primer cumple de tu bebé o sus primeras vacaciones.  Las posibilidades son muchas, puedes completar el libro con información sobre el día en el que se tomó la foto,  recortes de periódicos o dibujos.

Tener un bebé en casa te facilita la oportunidad de hacer esas fotos para toda la vida.  Aunque todas las imágenes te puedan parecer iguales, con el tiempo descubrirás lo que había cambiado tu hijo en el pasado al revisar las fotos antiguas.

    Leave a Reply