• English
  • Español
  • Français
Menu
Como reducir el riesgo de sufrir el síndrome de la muerte súbita del lactante?

El sídrome de la muerte súbita del lactante afecta a un gran número de bebés durante el primer año de vida, con mucho mayor incidencia dentre el primer y el cuarto mes de vida. Las razones que producen este síndrome no han sido determinadas aun con total certeza, pero si es cierto que se han realizado estudios e investigaciones a cerca del tema. Fruto de todas estas investigaciones si se ha conseguido establecer una relación entre ciertas razones y el riesgo de padecer el síndrome.

Recomendaciones para evitar el síndrome de la muerte súbita del lactante

A pesar de que no hay una forma garantizada de evitar el síndrome de la muerte súbita del lactante, si se puede disminuir de una manera considerable el riesgo de sufrirlo. A continuación exponemos algunas de las recomendaciones para evitarlo.

Acostar al bebe boca arriba

Esta es una de las medidas más importantes. Desde que se empezó a usar esta medida de forma masiva en 1994. Se redujo en casi un 50% el número de muertes en bebés. Al dormir boca abajo, el bebé tiene más posibilidades de pausar su respiración o inhalar el aire que acaba de expulsar, menos rico en oxígeno.

Tampoco es recomendable colocarlo de costado, porque puede acomodarse boca abajo fácilmente. Una vez pasados los primeros 5 o 6 meses el bebé será capaz de girar por sí mismo y será más complicado mantenerlo en esa posición, pero también es cierto que a partir de esa edad el riesgo comienza a disminuir notablemente, por lo que no es tan preocupante que se coloque boca abajo. Si cobra mayor importancia el hecho de que haya objetos blandos alrededor, como por ejemplo muñecos de peluche que si que pueden incrementar el riesgo.

Acostar al bebé boca arriba durante todo el día puede acarrear otro problema como es la plagiocefalia o síndrome de la cabeza plana, por lo tanto debes tener la precaución de cambiarle la cabeza de posición de vez en cuando y también colocarlo boca abajo cuando no esté dormido.

Selecciona cuidadosamente el colchón

La elección del un colchón con una firmeza adecuada es crucial para prevenir el síndrome de la muerte súbita del lactante. Tanto el colchón como la ropa de cama que lo cubra deben ser adecuados. Varios estudios han vinculado materiales y superficies blandas con un elevado riesgo de sufrir el síndrome de la muerte súbita del lactante. También es totalmente desaconsejable dormir al bebé en un sofá o en un colchón para adultos. Los protectores acolchados para cunas incluso están desaconsejados también.

colchon pigu muerte subita del lactante

Exceso de abrigo

Otra recomendación es no abrigar en exceso al bebé, si notas que suda debes aligerar capas.

No dormir en la misma cama que el bebé

No es aconsejable mantener al bebé durmiendo en la misma cama que los padres, es mucho más recomendable que duerma en su cuna o moisés junto a la cama de los padres.

Ausencia de tabaco y alcohol

Evidentemente, el consumo de tabaco o alcohol durante el embarazo aumenta el riesgo notablemente de sufrir síndrome de la muerte súbita del lactante, pero además tampoco ayuda el mantener al bebé en ambientes donde haya gente fumando a su alrededor.

Lactancia materna a ser posible

Dar de mamar al bebé puede reducir el riesgo de síndrome de la muerte súbita, en algunos estudios realizados en Alemania y publicados en 2009 demostraron que existía una relación entre la lactancia materna y la reducción del riesgo.

Uso del chupete

A pesar de que no está muy clara la relación del uso del chupete con el riesgo de padecer síndrome de la muerte súbita del lactante, si recomiendan el uso del chupete cuando el bebé se vaya a dormir.

¿Qué es la enfermedad llamada Cabeza Plana?

La Cabeza Plana o Plagiocefalia es una malformación del cráneo del bebé que puede darse por causas posturales, una lesión que en muchos casos se debe a la recomendación de los especialistas de dormir siempre boca arriba para evitar la muerte súbita.

cabeza Plana como evitarla con su colchon de cuna MUSO MIMO

Precisamente fue la Asociación Americana de Pediatría (APP) quien recomendó en 1992 seguir unas pautas, una solución que ha derivado en el incremento de lesiones como la Cabeza Plana, que actualmente afecta al 48% de los bebés estadounidenses, según los últimos estudios de la prestigiosa entidad pediátrica.

¿Cómo evitar el “La Cabeza Plana”?

¿Qué es el Síndrome de la cabeza plana?

El Síndrome de la cabeza plana o plagiocefalia es una malformación del cráneo del bebé que puede darse por causas posturales, una lesión que en muchas casos se debe a la recomendación de los especialistas de dormir siempre boca arriba para evitar la muerte súbita.

Precisamente fue la Asociación Americana de Pediatría (APP) quien recomendó en 1992 seguir dichas pautas, una solución que ha derivado en una lesión como es la plagiocefalia posicional o postural, que actualmente afecta al 48% de los bebés estadounidenses, según los últimos estudios de la prestigiosa entidad pediátrica.

¿Cómo se produce y potencia el “síndrome de cabeza plana”?

Como hemos dicho la plagiocefalia es una malformación craneal que afecta a los bebés, ponderada por el hecho de que los pediatras recomiendan que los niños duerman boca arriba para prevenir el síndrome de la muerte súbita. Lo que es bueno para una cosa lo es malo para la otra.

El cráneo de los bebés es muy maleable al no estar aun formado el hueso craneal, lo cual ocasiona que cualquier presión externa prolongada o una determinada postura continuada puedan causar una deformidad perceptible a simple vista. Para evitarla, se recomienda cambiar al bebé de posturas cada cierto tiempo.

Las causas de la plagiocefalia son genéticas y ambientales, aunque las segundas prevalecen cada vez más sobre las primeras por la exposición prolongada a la misma posición a la hora de dormir. Lo que se sabe es que la sufren más los niños que las niñas.

En términos generales se la conoce como plagiocefalia o “cabeza plana” , pero estrictamente la cabeza plana es la deformidad causada por dormir siempre del mismo lado, a la deformidad por dormir siempre boca arriba se la llama braquicefalia mientras que la ocasionada por dormir con la cabeza bien plana de lado se llama escafocefalia (se da frecuentemente en prematuros). Esto nos indica claramente que hay que usar diferentes posiciones en la medida de lo posible, mientras duerme o reposa en su cuna.

Los niños más propensos a sufrir deformidades son los bebés muy grandes (con cierto peso) y dormilones, generalmente en los primeros hijos por falta de experiencia de los padres y lo segundo porque hay menos tiempo para dedicarle y permanecen más tiempo tumbados.

Es posible estar predispuesto a la cabeza plana pues la posición en la que se encuentra el bebé dentro del útero es una de las posibles causas de deformidad craneal, un encajamiento prolongado o la posición de nalgas favorece una determinada presión sobre su cabeza.

También influye una desproporción entre el tamaño del bebé y la pelvis de la madre, si se trata de una gestación múltiple, una gestación post-término o un feto demasiado grande (macrosómico).

Una vez nacido, la causa principal de la cabeza plana deformacional es apoyar la cabeza del bebé siempre igual en la misma posición. La forma de prevenirlo es muy sencilla. Se recomienda alternar las posturas en el día a día. Si el bebé se queda tumbado sobre su espalda durante muchas horas es más factible que desarrolle una deformidad en la cabeza por esa prolongada posición concreta.

La cabeza plana se previene alternando la posición boca arriba y de lado a la hora de dormir. También evitando dejar al bebé demasiadas horas semisentado en la hamaquita, sillita o carrito y colocándolo panza abajo mientras está despierto. Así, evitaremos que esté apoyado sobre su cabeza a la vez que fortalece los músculos de la parte superior de la espalda, piernas y brazos.

En la actualidad los expertos recomiendan, siembre bajo la supervisión de los padres, alternar la posición del bebé sobre el colchón, pero hay que evitar que la rutina del sueño tenga lugar en los asientos de coche y otros dispositivos para sentarse.