• English
  • Español
  • Français
Menu

Igual de importante es el sueño para ti como lo es para tu hijo. Bajo esta premisa, Ecus Kids te aconseja sobre las pautas de descanso que debes seguir con tu pequeño para lograr un buen ambiente en casa y sobre todo para velar por su crecimiento y por tu bienestar y el de tu pareja. Los niños deben aprender a conciliar el sueño cuando llega la noche y coincidiendo con tus horas de sueño. Esto, evidentemente, no siempre es posible, sobre todo en los primeros meses de vida del pequeño, por lo que un buen remedio, si tienes que atender a tu hijo durante la noche, es echar una pequeña siesta.

La rutina antes  del sueño

Existen determinadas pautas que nos pueden ayudar a estimular la llegada del sueño. Es importante establecer una rutina tanto para vosotros como para el bebé y un buen momento para comenzar con ella, según los especialistas, es a partir de la 6 u 8 semanas. Existen pasos básicos que os ayudarán a conciliar vuestro descanso con el suyo.

Déjalo jugar por la tarde. Así descargará la energía acumulada.

La hora del baño. Un buen baño, con su juguete favorito, lo relajará y hará que esté calentito y limpio. Si el niño se pone nervioso durante los baños o no los disfruta, lo mejor sería eliminarlos del ritual nocturno.

Ponerse el pijama. Este momento es una buena oportunidad para hablar con él. Este último contacto del día entre padre e hijo favorece su maduración psicológica y física, además de reforzar vuestro vínculo afectivo. Podéis hacer balance del día, de aquellas cosas positivas que ha aprendido, preguntarle por sus juegos y charlar sobre las expectativas para el día siguiente.

Susurrarle, acariciar tu tripita, cantar o ponerle música puede ayudar a establecer lazos entre tu bebé y tú, además de acercarle al mundo exterior cuanto aún está en el vientre materno. Se ha hablado mucho sobre los beneficios para el niño de escuchar música durante el embarazo y existen investigaciones científicas al respecto.

Muchos especialistas coinciden en que el tono de una voz calmada o de nuestra sinfonía musical favorita ejercen el mismo efecto en bebés que entre niños y mayores: relajan, ayudan a mejorar el ánimo y proporcionan un estado de bienestar similar al de otros métodos de relajación. Es fundamental además que la música ejerza el mismo efecto relajante sobre la mamá que sobre el pequeño: no se trata tanto de seleccionar melodías clásicas, sino de disfrutar de piezas que nos hagan sentir bien, ajustándose a nuestra preferencia personal. Eso sí: cuida siempre de que el volumen no sea excesivamente elevado.

¿Cuándo debemos empezar con la estimulación musical?

Según los especialistas, el cerebro de un bebé se desarrolla plenamente durante la segunda mitad del embarazo. El aparato auditivo se termina de desarrollar aproximadamente al tercer mes y medio, a partir de ese momento comienza a captar los sonidos intrauterinos y entre el cuarto y quinto mes se encontrará apto para captar sonidos del exterior, a partir de esta etapa ya puede ser estimulado por los diferentes sonidos. Debemos destacar como curiosidad que los sonidos dentro del útero son diferentes a como los podemos oír nosotros, ya que los atenúa el líquido amniótico y antes de llegar al feto deben atravesar la pared abdominal de la madre.

La almohada para dormir en el embarazo

El embarazo es un periodo muy especial en la vida de una mujer, en el que los cambios y las sensaciones se suceden sin tregua. Las hormonas se revolucionan y te cambia el cuerpo y el humor. También la forma de dormir sufre estragos y variaciones. Incomodidades que actualmente ya tienen una solución con la almohada para embarazadas. Un complemento recomendado por las matronas que ayuda a la mujer a descansar durante su embarazo.

Existen diferentes tipos de almohadas de embarazo dependiendo de su forma y de la zona del cuerpo a la que se le quiera dar mayor apoyo. En ECUS te ofrecemos la ALMOHADA EMBARAZO PILO. Una almohada ergonómica especial para premamás y lactancia.  Está dividida en varias partes, la zona de soporte para el vientre, el soporte de las piernas, una zona acolchada para la espalda y otra de refuerzo lumbar. PILO ayuda al descanso nocturno de la mamá, favorece la circulación sanguínea de la mamá y el bebé, sujeta la espalda, barriga, piernas y rodillas, contribuye a la buena colocación del feto y sirve además como almohada de lactancia.

Patricia- Trastadas de mamá - Mamá bloggera

Una buena forma de fomentar el descanso nocturno de nuestros pequeños es creando un ambiente adecuado. Es cierto que dependiendo de la edad de cada niño, se necesitan unas cosas u otras, que los recursos que con seis meses nos funcionaban, al año dejan de ser útiles… pero poco a poco lograremos ir descubriendo que es lo que a nuestro pequeño le ayuda a dormir.

Hay peques que necesitan bañarse antes de acostarse, es como poner fin a la actividad diaria. El agua calentita, el jabón, la crema y después el  masaje relajante hace que se vayan preparando para dormir.

La vuelta al túnel

Isabel García-Zarza, creadora del blog Mi vida con hijos

Durante una semana los abuelos se han hecho cargo de nuestra hija menor (esa que no ha dormido ni una sola noche entera en sus dos años y nueve meses de vida, la misma que se despierta una media de tres veces por noche y que, recientemente, ha cogido la adorable costumbre de pasearse por la casa en silencio a las tres de la mañana).

Nos vieron tan agotados que decidieron, por el bien de la niña, de la familia y hasta del vecindario, llevársela una semana en un acto de generosidad que no tendré vidas suficientes para agradecer. Una semana. Seis noches. Siete días. Os aseguro que me han cundido más que los últimos seis meses. Se me había olvidado la de cosas que se pueden hacer cuando uno duerme y tiene ganas de vivir y hasta buen humor. Ya lo dice un estudio que publicó el otro día no sé qué revista: dormir es crucial para la salud, además de descansar el cerebro fija los recuerdos y nos prepara para adquirir nuevos conocimientos. Esto explicaría mis lagunas mentales, mis lapsus, mis despistes y mucho más… Vamos, que lo poco que sabía lo estoy olvidando.

Mama contra corriente - Mamá 2.0

Tarde o temprano, todos los bebés empiezan a dormir más horas seguidas por la noche. Y muchos padres, la primera noche que eso ocurre, se llevan un buen susto. Después de noches y noches en las que cuando te estás quedando frita se despierta el bebé y otra vez vuelta a empezar, uno no está psicológicamente preparado para que una noche su despertador interno no suene a la misma hora de siempre.

A mí no se me olvidará en la vida aquella noche. El nene tendría unos dos meses y algo, era muy chiquitín. Se durmió sobre las 23.30h y nosotros al mismo tiempo. No era algo habitual, normalmente yo me quedaba despierta al menos hasta la toma de las 01.00h porque siempre, siempre, la pedía y me daba mucha más rabia dormirme un ratito para luego despertarme que quedarme despierta. Pero aquel día estaba molida y caí frita nada más dormirse el peque. De pronto, abro el ojo y veo en el reloj de la mesita de noche: las 06.00h.

Patricia- Trastadas de mamá - Mamá bloggera

Cuando estando embarazada y empezamos a mirar cunas para mi bebé, una de las cosas que más nos preocupaba era el colchón. Miré por Internet, pregunté a mis cuñadas, a mamis de otros blogs y todas me recomendaban que fuese un colchón de muelles. Hace unos años, ese tipo de colchón era lo mejor para el descanso de un bebé, ahora tenemos otras posibilidades que son incluso mejores y más adecuadas a las necesidades de nuestros pequeños.

BAMBINO - colchón intantilDescubre a Bambino, el colchón adaptable al cuerpo de los más peques.

Cuando pasó a la cama de adulto no le compramos un colchones nuevos sino que mantuvimos los que tenía esa cama. Ahora sé que fue un error. No es que mis colchones fuesen malos, pero tampoco eran muy buenos ni los más adecuados para mi pequeño.

Isabel García-Zarza, creadora del blog Mi vida con hijos

En nuestro completo catálogo de trastornos del sueño no podía faltar, además de una niña que se despierta continuamente y deambula por la casa y de episodios variados de ‘descontrol’ de esfínteres (que no voy a detallar para no revelar vergüenzas familiares), un niño con terrores nocturnos. Ese también lo tenemos dentro nuestra surtida gama de « todoloqueustedpuedenecesitarparanodormirunanochedeuntirónniporequivocación ».

terrores-pesadillas-infantiles-nocturnas

No recuerdo cuándo empezó el mediano, que tiene ya cinco años, con estos episodios de pánico, pero ya llevamos varios años con ellos.

Mama contra corriente -  Mamá 2.0

Algo que creo que le conviene saber a cualquiera que vaya a tener un bebé es que los recién nacidos no distinguen entre la día y la noche hasta pasados unos cuantos meses. Está bien conocerlo porque así evitará que nos tiremos de los pelos cuando al nene le de por dormir de día y permanecer buena parte de la noche despierto reclamando atención y estímulos. Bueno, quizá nos tiremos de los pelos igual, pero al menos sabremos que no es culpa de nadie, que es la naturaleza la que nos ha hecho así y seguramente tendría sus buenas razones para ello. El bebé de este modo se garantiza una atención continuada las 24 horas del día, que no sólo incluye la alimentación, algo que hoy día es fundamental pero antaño, cuando vivíamos en cavernas, debió serlo muchísimo más.

bebe durmiendo

¿Podemos hacer algo al respecto? Lo primero, dejar pasar el tiempo y no agobiarse innecesariamente. Entiendo que cualquiera que ha decidido tener un bebé conocía de antemano que los primeros meses se duerme poco y mal y, más adelante, según la suerte que se tenga, todo mejora. Pero sí que hay algo que se puede hacer para que poco a poco el bebé vaya encontrando el día cada vez más interesante: tener la casa bien iluminada, hablar en voz alta, tener música puesta o la televisión, hablarle y estimularle siempre que se pueda…

Con esto otoño tan cálido que hemos tenido, en el que parece que hemos ido encadenando los diferentes veranillos del calendario, me está costando encontrar la temperatura ideal para las habitaciones sobre todo de cara a la hora de dormir.

En el edificio donde vivimos han encendido la calefacción teniendo en cuenta el calendario y no el termómetro, así que  llevamos todo el mes de noviembre pasando bastante calor, algo que no ayuda en absoluto a conciliar bien el sueño y a dormir con placidez durante toda la noche.