• English
  • Español
  • Français
Menu

Pesadillas y terrores nocturnos

07 septembre 2011,   By ,   2 Comments

Las pesadillas o terrores nocturnos son algo por lo que todos los padres pasamos tarde o temprano. Aunque puedan parecer lo mismo, no lo son. El terror nocturno es una “alteración durante el sueño que se da en la infancia. El niño empieza a dar movimientos rítmicos, mantiene los ojos abiertos y da gritos alarmantes. Es característico que el niño no reaccione a los intentos de los padres de calmarlo. Dura unos 10 minutos y al despertarse por la mañana el niño no recuerda nada de lo sucedido”. Y aunque parezcan muy alarmantes se consideran que los terrores nocturnos forman parte de la maduración del sistema nervioso.

Las pesadillas “en cambio responden más a situaciones de angustia y tensión que el niño ha vivido. El niño es consciente de sus sueños, y es capaz de recordarlos. Se producen durante las fases REM del sueño, habitualmente en la última parte de la noche. También es capaz de despertarse durante la pesadilla. Si el niño padece pesadillas recurrentes hay que averiguar que factor es el desencadenante.”

Después de la definición os comento como he vivido yo los dos casos en mi hijo.

Mi pequeño es más de terrores nocturnos que de pesadillas. Le suelen dar sobre las dos o tres de la madrugada, siempre van acompañados de unos chillidos y gritos “espeluznantes”.

Cuando llegamos a su habitación, aunque tiene los ojos abiertos como platos, no nos ve, de nada sirve que le hablemos o le cantemos porque es como si no nos oyera. Él está inmerso en el sueño y nosotros no logramos traspasarlo. Vivimos momentos de tensión porque sigue con mucho miedo, chillando y la mayoría de las veces no nos deja cogerle. No suelen durar tanto como en la definición, apenas unos minutos (que se nos hacen horas para que negarlo). Después de muchos besos, canciones y caricias, va quedándose dormido plácidamente en nuestro brazos. Nos funciona muy bien el darle agua en su “vaso adaptador”. Al día siguiente no recuerda nada en absoluto y se levanta la mar de contento y feliz.

Las pesadillas (que también las hemos tenido, en esta casa no nos gusta privarnos de nada) han sido menos, tal vez cuando era más pequeño ¡como si ahora con dos años fuese grande! Solían ser más tarde y aquí el chillido va acompañado del “mamá o papá”. Te lo encuentras en la cama, temblando y con lágrimas y ya no quiere dormir solo. Nosotros le calmamos, le damos agua y nos lo llevamos a nuestra cama para que duerma seguro y tranquilo. Por la mañana se levanta más taciturno y con mal talante.

Para ellos son mejores los terrores nocturnos (dentro de que ninguna de las dos opciones es agradable) porque no se acuerdan de nada, para nosotros, los padres, los que lo vivimos en vivo y en directo y como espectadores son mejores las pesadillas, se les calma más deprisa y en todo momento saben que eres tu y que les quieres ayudar.

¿Vuestros niños tienen pesadillas y/o terrores nocturnos?


2 Comments:

  1. cristina dit :

    hola que tal ,mi nombre es Cristina tengo un bebe de 6 meses y creo que son pesadillas ,me angustia muchisimo porque uno lo ve tan mal con sus ojitos llenos de lagrimas y si es como si no se diera cuenta de lo que tu haces para calmarlo y luego cuando despierta esta super contento y con ganas de marchaaaaaaaa, besos.

    • Ecus Kids dit :

      ¡Hola Cristina!

      Bienvenida al Club de los Pequeños Soñadores. Las pesadillas y terrores nocturnos son muy habituales en casi todos los niños. Lo más importante es que mantengas la calma para que así el bebé se sienta seguro junto a su mamá. Una buena recomendación, tal y como nos la hace Patricia de Trastadas de mamá, es quedarse con él para tranquilizarlo y ayudarlo a conciliar el sueño de nuevo.

      Esperamos verte de nuevo muy pronto por este pequeño rincón para compartir experiencias y consejos entre mamás. ¡Un abrazo!

Leave a Reply