• English
  • Español
  • Français
Menu

Música para tu bebé

21 août 2012,   By ,   0 Comments

Susurrarle, acariciar tu tripita, cantar o ponerle música puede ayudar a establecer lazos entre tu bebé y tú, además de acercarle al mundo exterior cuanto aún está en el vientre materno. Se ha hablado mucho sobre los beneficios para el niño de escuchar música durante el embarazo y existen investigaciones científicas al respecto.

Muchos especialistas coinciden en que el tono de una voz calmada o de nuestra sinfonía musical favorita ejercen el mismo efecto en bebés que entre niños y mayores: relajan, ayudan a mejorar el ánimo y proporcionan un estado de bienestar similar al de otros métodos de relajación. Es fundamental además que la música ejerza el mismo efecto relajante sobre la mamá que sobre el pequeño: no se trata tanto de seleccionar melodías clásicas, sino de disfrutar de piezas que nos hagan sentir bien, ajustándose a nuestra preferencia personal. Eso sí: cuida siempre de que el volumen no sea excesivamente elevado.

¿Cuándo debemos empezar con la estimulación musical?

Según los especialistas, el cerebro de un bebé se desarrolla plenamente durante la segunda mitad del embarazo. El aparato auditivo se termina de desarrollar aproximadamente al tercer mes y medio, a partir de ese momento comienza a captar los sonidos intrauterinos y entre el cuarto y quinto mes se encontrará apto para captar sonidos del exterior, a partir de esta etapa ya puede ser estimulado por los diferentes sonidos. Debemos destacar como curiosidad que los sonidos dentro del útero son diferentes a como los podemos oír nosotros, ya que los atenúa el líquido amniótico y antes de llegar al feto deben atravesar la pared abdominal de la madre.

En consecuencia, los primeros sonidos que escuchará el bebé son los intrauterinos, los que por naturaleza provee la madre: Los latidos de su corazón, sus ruidos respiratorios e intestinales o su voz. Por eso es tan importante hablarle al bebé, durante la etapa de embarazo, por naturaleza el niño reconocerá la voz de la madre al nacer y se sentirá más tranquilo y seguro, también es importante que el padre lo haga. Las voces de ambos y la música que escogemos para estimular quedarán en la memoria del bebé como aquellas experiencias placenteras, llenas de cariño y afecto. No importa si se trata de música clásica, salsa o tango. Lo importante es que la música elegida ayude a la madre a expresarse, a dejarse llevar, a disfrutar y conectarse con su bebe a través de las emociones.

Leave a Reply