• English
  • Español
  • Français
Menu

La siesta del carnero

16 novembre 2011,   By ,   2 Comments

La siesta, una necesidad para los niños

En sus primeros tres años de vida, los niños adquieren las bases necesarias para aprender nuevos conocimientos de manera adecuada y relacionarse con el mundo que les rodea. Y la siesta es vital para ello, ya que ayuda al cerebro a retener la información. Además, una buena siesta libera de tensiones y ayuda a los más pequeños a recuperar las energías desgastadas, reponer fuerzas y mejorar el sueño durante la noche.
Y, a menudo, una buena siesta a menudo marca la diferencia entre una tarde agradable y otra para olvidar, ¿cierto? Y aquí es cuando entra en acción la denominada « siesta del carnero, siesta del borrego o siesta borreguera », es decir, la que se duerme antes de la comida del mediodía.

La siesta del carnero, por Trastadas de Mamá

la importancia de la siesta del carnero para Ecus Kids

Este tipo de siesta la conocí por un compañero de trabajo, antes nunca había oído hablar de ella, o por lo menos llamarla así. Se conoce por siesta del carnero aquella que se realiza antes de comer. Puede que en otras partes se la conozca por otro nombre o descripción.

Este tipo de siestas para mi hijo son “veneno”. En sus cortos 27 meses tan sólo se han producido unas cuatro siestas de este tipo y todas con idéntico resultado. El domingo aprovechando lo poco que nos queda del bono Faunia nos fuimos a ver a los “amimales”. Estuvimos dando vueltas por el parque con los abuelos viendo a los lémures, mariposas, cocodrilos, pingüinos…. Sobre la una y media decidimos irnos a casa, comer allí y echarnos la siesta.

colchones de cuna de Ecus Kids para las mejores horas de siesta

Eric estaba agotado, no paró en ningún momento de subir y bajar rampas, correr, entrar y salir de los recintos… por lo que nada más sentarle en la silla del coche se quedó dormido (siesta del carnero).

Tan sólo fueron 15 minutos lo que tardamos en llegar a casa pero una vez allí se despertó la bestia. Le dimos de comer e intentamos que se fuese a dormir (sus siestas de fin de semana duran entre 2 y 3 horas), pero mi niño tenía otros planes. Esa mini-siesta le había proporcionado toda la energía que necesitaba para jugar toda la tarde. Nosotros estábamos agotados y el con apenas 15 minutos había recargado pilas. ¿Cómo pueden hacer eso? ¿Qué clase de combustible utilizan? Yo me quedo dormida 15 minutos y me levanto cabreada. ¿Qué siesta es esa?

Siempre que se ha dormido antes de comer, por poco que haya sido, el resultado ha sido el mismo: hiperactividad toda la tarde, imposibilidad de conciliar el sueño al llegar la noche, gruñidos y quejidos.

¿A los vuestros les pasa lo mismo? Nosotros lo tenemos claro… ¡no dejarle dormir antes de comer!

2 Comments:

  1. admin dit :

    JAJAJA a nosotros nos pasa igual. Nunca la siesta antes de comer, nunca más.

Leave a Reply