• English
  • Español
  • Français
Menu

Evitar la plagiocefalia: Jugar boca abajo.

23 marzo 2015,   By ,   0 Comments

Ya conocemos la importancia de dormir boca arriba para el pequeño por su seguridad y prevenir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Obviamente debemos disponer de un buen colchón de cuna que minimice la presión que se ejerce en el cráneo del bebé, reducirá a su vez el riesgo de sufrir Plagiocefalia. Conoceremos hoy la importancia para los bebés de jugar y pasar algún tiempo boca abajo y cómo esto favorece un mejor desarrollo.

SANYO DIGITAL CAMERA

¿Desde cuando empiezo?

Según la Academia Americana de Pediatría no existe una fecha concreta o unos días específicos para comenzar a poner al bebé a jugar boca abajo. Tan pronto como el recién nacido llega a casa, se habitúa y empieza a ganar movilidad, ya podemos ponerle a jugar boca abajo algún rato de vez en cuando. Recordemos que no todos los niños son iguales, pero hay patrones importantes que debemos respetar para evitar la plagiocefalia.

¿Cada cuánto?

Cuando el bebé alcanza los tres meses de edad, es interesante que el pequeño pase algunos minutos boca abajo unas o dos veces al día. Esta costumbre le reportará beneficios al ejercitar partes tan importantes para el crecimiento como son el cuello, los hombros y la espalda, a la vez que ayudará a prevenir la plagiocefalia. Fortalecer estas zonas es clave para crecer sano.

Todos al suelo

Prepara una superficie blandita, puede ser suficiente con poner algunas mantas en el suelo, incluso preferible por seguridad. No todos los bebés aceptan de buen grado estar boca abajo, pero es sumamente importante para el desarrollo de sus habilidades psicomotrices. Por ello, para acostumbrar al bebé, puedes tumbarte con él boca abajo, tu presencia le parecerá divertida, no perder el contacto visual con la madre es importante cuando se desarrolla una nueva actividad. Tener al bebé en brazos boca abajo para relajarlo puede también ayudarle a permanecer en esa posición.

prevención de la plagiocefalia almohadas

Que se enteren todos

En el caso de que el bebé se quede de vez en cuando con sus abuelos o a cargo de algún familiar, informar de la importancia de mantener la rutina en la que estamos trabajando para acostumbrar al pequeño a jugar boca abajo con el fin de evitar la plagiocefalia. Si no saben que es, es momento de informarles.

Darle entretenimiento

Ya que la meta es potenciar el desarrollo de su fuerza motriz y que aprenda a gatear, es importante poner a su alcance juguetes como pelotas  suaves o juguetes que fomenten también el movimiento. Si el pequeño ve que la pelota se aleja o el típico coche de cuerda sale andando el bebé tenderá a ir tras él.

Todo a su tiempo

Al margen de lo que le cueste acostumbrarse, a medida que van creciendo crecerán sus ganas y disposición a jugar boca abajo. Si se muestra reticente es posible que podamos reconducir la situación motivándole con estímulos (música suave, llamándole, jugando…). Debemos evitar en todo momento ponerle boca abajo con la barriga llena o si tiene sueño, debemos fomentar esta actividad en los momentos en los que el pequeño se encuentra más activo.

Aprender a gatear es importante para el desarrollo, hay casos en los que el niño/a encuentra más diversión al intentar levantarse que arrastrarse por el suelo, especialmente en estos casos debemos poner esfuerzo y atención para incentivar esos pequeños momentos en los que toca jugar boca abajo.