• English
  • Español
  • Français
Menu

Terrores nocturnos, la rutina durante el sueño

30 October 2012,   By ,   0 Comments

Inevitablemente tu niño se hace mayor y según pasan los días tienes más inquietudes respecto a su bienestar y problemas en su crecimiento. Ha llegado esa época de la que has oído hablar, pero a la que antes no te habías enfrentado. Tu pequeño ya tiene pesadillas y temores nocturnos. Sin duda el sueño es esencial en sus primeras etapas de vida y no podemos olvidar que un correcto descanso es imprescindible para su desarrollo físico y psicológico. Con la GUÍA DEL SUEÑO, Ecus Kids te quiere aconsejar con el fin de poder reducir los trastornos que influyen negativamente en el descaso del niño. En esta ocasión hablaremos sobre las pesadillas y temores nocturnos y  de las rutinas que te pueden ayudar a calmar y ayudar a tu bebé cuando esto ocurra.

La Guia del sueño de Ecus Kids para ayudar al bebe en caso de terrores nocturnos.

Terrores nocturnos y pesadillas

Los terrores nocturnos son alteraciones del sueño en las que el niño podría  de repente llorar, gritar, gemir y balbucear, pero sin estar realmente despierto. Según los especialistas, el pequeño se encuentra en una especie de zona intermedia entre el sueño y la vigilia y puede que nos sea consciente de tu presencia. Hasta un 15% de los niños tienen terrores nocturnos en algún momento, empezando por lo general entre el año y los 5 años de edad. A diferencia de un terror nocturno, una pesadilla deja a tu hijo despierto – puede recordar su sueño y a veces incluso hablar de él. Ante estas situaciones siempre es conveniente que expongas el problema a tu pediatra.

En Ecus Kids te damos algunos consejos para conseguir que tu niño tenga una rutina que le ayude a conciliar el sueño de forma relajada y placentera.

El entorno debe ser tranquilo y oscuro. El sueño implica un cambio de actividad del cerebro que se ve favorecido por un ambiente relajante.

La temperatura de su habitación ha de ser confortable, entre los 18 y 22 grados. Un exceso de calor o frío propicia el despertar nocturno.

El ruido ambiental. Durante la noche debe ser mínimo para ayudar en el ambiente relajante. Durante el día el bebé debe acostumbrarse al ruido habitual del hogar.

Hambre. Igual de desaconsejable es acostar al niño hambriento como sobrealimentado. Puede que se despierte hasta en varias ocasiones o que tenga pesadillas ante digestiones pesadas.

Dormir solo. Si acostumbramos al niño a dormir con nosotros, reclamará nuestra presencia cada vez que se despierte durante la noche. Un bebé debe aprender a conciliar el sueño son la atención continua de sus padres.

Despertares nocturnos. Pueden ser constantes. No pierdas los nervios, si te enfadas, se sobresaltará más. Tranquilízalo y déjalo que concilie de nuevo el sueño.

Estos son algunos de nuestros consejos para que tu hijo duerma a pata suelta. En la GUÍA DEL SUEÑO puedes encontrar más consejos sobre el descanso de tu hijo, las horas de sueño que necesita, o los efectos de la falta de sueño, entre otros asuntos. Y recuerda que también puedes descargarla gratuitamente en nuestra web. ¡Te esperamos!

Guia_del_sueño_Ecus_Kids_expertos_en_descanso_infantil

Leave a Reply