• English
  • Español
  • Français
Menu

Me aterran los terrores nocturnos

29 November 2011,   By ,   2 Comments

Isabel García-Zarza, creadora del blog Mi vida con hijos

En nuestro completo catálogo de trastornos del sueño no podía faltar, además de una niña que se despierta continuamente y deambula por la casa y de episodios variados de ‘descontrol’ de esfínteres (que no voy a detallar para no revelar vergüenzas familiares), un niño con terrores nocturnos. Ese también lo tenemos dentro nuestra surtida gama de “todoloqueustedpuedenecesitarparanodormirunanochedeuntirónniporequivocación”.

terrores-pesadillas-infantiles-nocturnas

No recuerdo cuándo empezó el mediano, que tiene ya cinco años, con estos episodios de pánico, pero ya llevamos varios años con ellos.  Forman parte de nuestra rutina noctámbula e insomne. Si por casualidad una noche la niña ha cogido una buena racha de sueño (como mucho de un par de horitas), entonces ahí contraataca el mediano, no vaya a ser que nos acostumbremos a dormir demasiado de un tirón y nos vaya a pasar algo por la falta de costumbre.

Suele ser en la primera parte de la noche, es decir, cuando estás en la fase más profunda del sueño y si te despiertan es que no sabes ni quién eres ni cómo te llamas y mucho menos todavía quién es esa criatura que grita furiosa. Yo por lo general me despierto como un autómata, salto como impulsada por un resorte y corro a su lado, a pesar de que poco puedo hacer por él cuando está gritando palabras inconexas, con los ojos abiertos pero sumido en algún sueño profundo del que no logro nunca despertarle. Y me limito a abrazarle muy fuerte, a acariciarle la cabeza, recuperando ya la noción de quién es y quién soy, mientras grita mamá, mamá mirando al infinito.

Dicen que no hay que despertar a los niños cuando están en esta fase, yo por más que lo he intentado en alguna ocasión para tratar de poner fin a lo que le atormenta, tampoco lo he logrado. Así que me limito a estar a su lado lo que dura el episodio, entre 20 y 30 minutos, y luego regreso a mi cama confiando que, con un poco de suerte, no vuelva a repetirse esa noche, porque de verdad que me aterran estos terrores.

2 Comments:

  1. Jorge Lado says:

    hola, mi hermano mayor también tuvo esos terrors nocturnos y su hijo también, con una salvedad es que hace 40 años la gente pensaba que estaba endemoniado, ahora hay especialistas en el tema que nos pueden ayudar muy mucho a superar esas crisis e incluso llegar a eliminarlas pormcompleto.

    • Ecus Kids says:

      ¡Hola Jorge! Las pesadillas y terrores nocturnos son muy habituales y frecuentes en los pequeños. Afortunadamente, y tal y como comentas, hay especialistas que puede ayudar a los padres a enfrentarse a estas “crisis” y llevarlas lo mejor posible. Lo que hay que tener en cuenta sobre todo es que en esos momentos los peques necesitan más atención y cariño, ya que es un desagradable susto para ellos.

      ¡Muchas gracias por comentar! Te animamos a seguirnos en Facebook y Twitter. ¡Un abrazo!

Leave a Reply