• English
  • Español
  • Français
Menu

El sueño

23 August 2011,   By ,   2 Comments

Una de las cosas que más nos preocupa a los padres es el sueño de nuestros hijos. ¿Qué tal duerme?, es una de las preguntas que más frecuentemente escuchamos los padres recientes, en definitiva es algo que “nos quita el sueño”. Cuando estaba embarazada le dí mil vueltas a como sería la cuna, como sería el colchón, de muelles, de fibra de coco, latex… tenía mil y una dudas y al final acabé comprando el de fibra de coco porque era del que mejor hablaban las madres en diferentes blogs.

El sueño es necesario e imprescindible, no hace falta que venga yo a decirlo, tanto para adultos como para los niños, pero para los niños incluso es muchisimo más importante.

Sobre el sueño del bebé y del niño pequeño se han escrito ríos de tinta, innumerables estudios se han realizado y existen multitud de tablas que nos indican el número de horas “óptimo” que tendría que dormir cada niño dependiendo de su edad.

Un estudio publicado por la revista americana Sleep relaciona el número de horas de sueño con la capacidad de aprendizaje y el desarrollo de la comunicación verbal, la concentración, la memoria…

¿Y cuánto duerme Eric? pues mucho la verdad, desde que era bien pequeñito eso de dormir le gustaba muchisimo (a los padres también). Hacía una siesta por la mañana de hora y media, por la tarde otra de dos horas y por la noche desde las nueve hasta que lo llevábamos a la guarde dormido (yo trabajaba por aquel entonces).

Ahora duerme bien (salvo las pesadillas y “fiestas de guardar”), su siesta mañanera desapareció al año pero la de la tarde la ha mantenido y alargado, ahora se puede dormir tranquilamente casi tres horas. Por la noche ha retrasado su hora de acostarse a las diez o diez y media, pero estoy convencida que es por el calor y la luz, y se despierta a las ocho, ocho y media.

Y si creo que todas estas horas de sueño y relax son fundamentales para su aprendizaje, no es lo mismo jugar con  un niño descansado que con uno que esta agotado y refunfuñando por sueño (creo que todas alguna vez hemos vivido esto). Un buen descanso hacen que estén más dispuestos a aprender, más receptivos a toda  la información que viene del exterior. Con más energía, más ganas, más predisposición.

Pues nada a potenciar el sueño de nuestros pequeños, ¡que la siesta española es muy sana!


2 Comments:

  1. diablo 3 says:

    I couldn’t resist commenting

Leave a Reply